Vale da Mula, la lluvia no es un obstáculo para montar en bici.

Amanece nublado, te desperazas entre las sábanas , subes las persianas de tus ojos, el cristal de tu ventana  permanece gris, como nubes de lluvia. El  tintineo de las gotas de agua suena en la repisa del desánimo. Son las ocho de la mañana, en Portugal una hora menos ,” eso está muy bien” . Ya has tomado la decisión fatal de asistir a la ruta que con mucho esmero ha preparado Filipe. Si las bicis pudieran decidir, esta es una de aquellas rutas de “no por favor”…La bici condenada al ataque abrasivo del barro y a  la intromisión del agua sucia en lo  profundo de los rodamientos.

La salida en el campo de fútbol del pequeño pueblo de Vale da Mula. Filipe desde su pick up nos deleita con una explicación  de lo que tenemos por delante, claro que en portugués de lo cual acabamos por entender ” pasarlo muy bien” . El se ofrece a traducir, pero es mejor la sorpresa.

Llueve moderadamente, entumecidos por la humedad y el frío comenzamos a pedalear.

Lo que tiene la mente, una vez  asumida la situación en la que afrontamos esta ruta, es  ¡ aquí no pasa nada !. El “sol” es “radiante” y el animo en lo más alto!el barro se convierte en polvo  y el agua en sudor y la pesadez en euforia, ¡que nos den quilómetros,  y a reírnos !

Caminos estrechos, pistas y riberas componen el menú de la mañana. Un recorrido compensado y variado para la deleite del que escribe, sin grandes puertos y bajadas largas por la orografía  de la zona. Los cincuenta kilómetros fueron suficientes para saciar el hambre de bici. Dos veces paramos para comer algo y otras tantas para socorrer a los heridos caídos en las  trampas ocultas bajo el agua oscura de barro. Elías saca de su chistera una mágica petaca de orujo de guindas, que magnifico empujón para llegar al final. Las cadenas chirrían en el ultimo apretón que nos deja de nuevo en el campo de futbol, para las bicis una ducha de manguera de tractor cisterna y para los jinetes una de agua caliente con toallas por si te la dejaste en casa. ¡Genial!

Recompuestos , todos a por el rancho y la mesa de postres con vino casero del  año, ¿ Se puede pedir más? ¿ Satisfechos…?  Sí.

En imágenes.

Anuncios

Una respuesta to “Vale da Mula, la lluvia no es un obstáculo para montar en bici.”

  1. un comentario genial.poca gente podria destripar las sensaciones de una persona que disfruta y sufre encima de dos ruedas.son sensaciones abstractas para la gente que no entiende la sensacion del frio el calor y el sufrimiento con amigos que son masocas como uno mismo.lo bueno que despues de tanto sudor y tragedias para algunos ,el saber que realizas el recorrido es un placer que no se puede descriir con palabras,,,,uno solo lo esperimenta con sensaciones y bienestar.te doleran las piernas pero eso es un placer para uno mismo una vez terminado kilometro tras kilometro.el hablar,compartir,mirar……………tantas sensacioes que yo creo que el que lo disfruta es incapaz de describir todo lo que siente si de verdad disfrutas .y sobre todo el terminar y comentar la ruta con la gente que tambien termino,,,siempre una anecdota ,un paisaje o un compañero en la ruta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: